Edith Head, y los Oscars

Edith Head
Edith Head

La Paramount Pictures tenía a Travis Banton, como encargado de la imagen de las grandes estrellas.

Cuando éste abandonó la Paramont en 1.933 fue sustituido por su ayudante Edith Head (1898-1981)

 

Cuando se hizo cargo del vestuario de la nueva película de Mae West, “Nacida para pecar”, la diva le hizo la siguiente advertencia: “Mi ropa debe ser lo bastante holgada para demostrar que soy una señora, y lo bastante ceñida para que quede claro que soy una mujer”; entendió este mensaje y el mérito de que la película batiera records de recaudación, y la Paramount se salvara de la bancarrota, es en parte suyo.

 

Entendió también la problemática de Bárbara Stanwyck, que le había impedido convertirse en una diosa del Glamour, el pequeño truco que se le ocurrió para disimular el trasero caído de la actriz fue cubrirlo de lamé dorado y no escatimar el strass, Hollywood ganó una nueva Sex-Simbol y Edith una nueva amiga.

 

Vistió a todos los ídolos que han sido imitados por generaciones, trabajó con Alfred Hitchcock en 11 películas, Alfred confiaba en ella cuando se trataba de envolver los abismos secretos de sus gélidas rubias en trajes burgueses.

Los años 30 se convirtieron en la etapa más fructífera para el cine y la moda.

Moda era lo que llevaban los artistas en las películas o en la vida real, este panorama colmaba las expectativas de los grandes magnates cinematográficos, la gran mayoría de los cuales, venían de la industria textil y tenían gran interés en que las películas supusieran una publicidad indirecta de tejidos y pieles.

En 1.948, se crea una nueva categoria en los Oscar: Mejor diseño de Vestuario (Costume Designer), subdivididas a su vez  en B&N y Color hasta 1.966

Edith Head, desempeñó su papel con brillanted, considerada la Reina de los diseños de vesturario cinematográficos, consiguió estar en lo mas alto de Hollywood, con 35 nominaciones y 8 estatuillas.