Estilo en la Década de los 40

Los cosméticos se elevaron a la categoría de arma secreta, una nación podía ganar la guerra si sus mujeres no se abandonaban, si cumplían sus tareas de guerra con un aspecto cuidado y atractivo, y así alegraban la vista de los soldados de permiso.
A las mujeres se les exigía, energía y que fueran competentes en el trabajo pero femeninas y comprensivas en la vida privada. La imagen: adulta y sensual. Vogue definió: “En estos días la belleza debe calentar el corazón, no romperlo”
Cejas perfiladas con cuidado, ligeramente curvas.
Piel: Las americanas tenían un lujo Max Factor, que debe a la piel un aspecto mate en sus polvos compactos, que no llegarían a Europa, hasta después de la guerra.
Lápiz de labios: se pintaban la boca de piñón para darle un aspecto incitador.
Las inglesas empezaron a utilizar betún de botas como rímel, betún de zapatos para las cejas y pétalos de rosa, así como cintas sumergidas en vivo tinto para sustituir los coloretes.
En cuanto a la peluquería, el cabello se recogía el pelo cortado para la fabricación de hilo; pero era inasequible y el pelo corto había pasado de moda, por lo que las melenas se recogían ahora en moños altos. Las que podían no pagarse un sombrero, se ataban un pañuelo como si fuese un turbante, lo que alargaba mas la silueta. El turbante se reveló como un complemento favorecedor para muchas mujeres, Simone de Beauvoir, escritora y feminista, lo usó prácticamente toda su vida.
La cabellera larga solo se lucia en el cine, se hizo muy famosa Verónica Lake, una actriz de segunda  con una melena ligeramente ondulada que le llegaba más debajo de los hombros, todo mujer con aquella longitud, intentó imitarla, pero fue un fracaso, puesto que en la fábricas de armamento que trabajaban, se les enganchaba el pelo en las máquinas, por lo que el Ministerio de Guerra exigió a la estrella que se cortara el pelo,  por el bien de la patria¸ con ello su carrera también acabó.
 

Veronica Lake (Wikipedia)
Veronica Lake (Wikipedia)

La autentica elegancia la hallamos en un peinado "El moño recogido en la nuca", creado en 1.944 por el gran peluquero Guillaume para Balenciaga. Su creación conocida como “Chignon” se convirtió en un clásico para todo el planeta.

Durante la guerra había algo importante, que las piernas no pareciesen pálidas, en esas faldas cada vez mas cortas. Algunos salones se especializaron en maquillaje de las piernas, las que no podían costeárselo, se aplicaban jugo de achicoria o bolsas de té.

Una variante de la swearter-girl era la Pin-up que ofrecía diversidades respecto a la otra, la chica preferida era Betty Grable, cuya fotografía de 1.943 en la que vestida de un bañador, miraba por encima del hombro de manera insinuante, se convirtió en la imagen mas codiciada de toda la década. 

Sus piernas, aunque ahora nos parezcan pequeñas para una modelo, estaban aseguradas en Lloyds (Londres) por un millón de dólares. Grable tuvo más éxito como Pin-up que como actriz.


 

 

Betty Grable (Wikipedia)
Betty Grable (Wikipedia)