Préstamos linguísticos: Anglicismos entre otros

Hace un par de días, leía un articulo muy interesante sobre este término, Anglicismos en la moda; yo como siempre he sido gran defensora de nuestro idioma español tan rico, tan grande, seguí la lectura con mucho interés porque bien es cierto que se ha llenado nuestro vocabulario en moda con una gran cantidad de palabras de otros idiomas tomándolas prestadas, aun teniendo en nuestro propio idioma como definirlas, porque de esta manera queda mas "chic" nuestra conversación, y quizás porque así también parece que somos mas "trendy". A mi me parece que esto empobrece nuestra lengua; tenemos términos, palabras para nombrar todo y de todo, sea de fuera o de plus ultra en el idioma de Cervantes.

 

Me da la sensación que los periodistas y gentes variadas de la moda han abusado un poco de estos términos, a los que tenemos que decir "basta"... un clutch es un bolso de mano rígido y pequeño, biker jacket es una cazadora de cuero tipo motorista, glitter para determinar que un tejido tiene un acabado brillante, It girl como mediática chica de moda a la que se siguen sus tendencias quizás, por medio de su blog, Maison palabra francesa para decir casa de moda, del mismo modo coutirier para designar a un modisto, Nude desnudo en inglés que define la tonalidad de aspecto como nuestra piel, outfit desbanca al look y podría definirse como un conjunto de prendas que ponernos en un evento o simplemente salir a la calle.

Vintage es una palabra inglesa que se traduce por vendimia, aunque en el mundo de la moda, se refiere a todas aquellas prendas que tienen mas de veinte años. Must: lo que no debe falta en tu fondo de armario, "debes tener".

Skynny, pantalones tan estrechos que se pegan en tu piel, etc. etc.... esto es solo un pequeño ejemplo de la gran cantidad de palabras afincadas en el Fashion Word.

¿ Nos atrevemos a españolizar este mundo?

 

 

Leer más

Estilo en la Década de los 40

Los cosméticos se elevaron a la categoría de arma secreta, una nación podía ganar la guerra si sus mujeres no se abandonaban, si cumplían sus tareas de guerra con un aspecto cuidado y atractivo, y así alegraban la vista de los soldados de permiso.
A las mujeres se les exigía, energía y que fueran competentes en el trabajo pero femeninas y comprensivas en la vida privada. La imagen: adulta y sensual. Vogue definió: “En estos días la belleza debe calentar el corazón, no romperlo”
Cejas perfiladas con cuidado, ligeramente curvas.
Piel: Las americanas tenían un lujo Max Factor, que debe a la piel un aspecto mate en sus polvos compactos, que no llegarían a Europa, hasta después de la guerra.
Lápiz de labios: se pintaban la boca de piñón para darle un aspecto incitador.
Las inglesas empezaron a utilizar betún de botas como rímel, betún de zapatos para las cejas y pétalos de rosa, así como cintas sumergidas en vivo tinto para sustituir los coloretes.
En cuanto a la peluquería, el cabello se recogía el pelo cortado para la fabricación de hilo; pero era inasequible y el pelo corto había pasado de moda, por lo que las melenas se recogían ahora en moños altos. Las que podían no pagarse un sombrero, se ataban un pañuelo como si fuese un turbante, lo que alargaba mas la silueta. El turbante se reveló como un complemento favorecedor para muchas mujeres, Simone de Beauvoir, escritora y feminista, lo usó prácticamente toda su vida.
La cabellera larga solo se lucia en el cine, se hizo muy famosa Verónica Lake, una actriz de segunda  con una melena ligeramente ondulada que le llegaba más debajo de los hombros, todo mujer con aquella longitud, intentó imitarla, pero fue un fracaso, puesto que en la fábricas de armamento que trabajaban, se les enganchaba el pelo en las máquinas, por lo que el Ministerio de Guerra exigió a la estrella que se cortara el pelo,  por el bien de la patria¸ con ello su carrera también acabó.
 

Leer más

Balenciaga: Demna Gvasalia

Este año aún  sin escribir en el blog, me atrevo en este nuevo articulo a especular las nuevas noticias sobre este gran couturier, esta que suscribe, admiradora incondicional.
Las buenas nuevas conciernen a salida del niño prodigio de la moda "Alexander Wang" y la entrada de Demna Gvasalia creador de Vetements y que ha trabajado para Louis Vuitton, bajo las órdenes de Marc Jacobs o Maison Margiela; este nuevo creativo cursó sus estudios en la Real Academia de Bellas Artes de Amberes y desde finales de este pasado año, hace escasos meses, es la nueva mano de esta gran casa, que en palabras de su directora general, Isabelle Guichot dice: "estoy segura de que va a tomar los valores más profundos de Balenciaga y adaptarlos al mundo cambiante".
Eso esperamos los que sintonizados con las palabras del maestro, que solía decir: " un buen couturier debe ser arquitecto de la forma, pintor para el color, músico para la armonía y filósofo para la medida"

Leer más 0 comentarios

Algodón: Conservación 

Leer más 0 comentarios